sábado, 8 de diciembre de 2007

El cuerpo diseñado de Saltzman

ARTE
Teoría y práctica del diseño corporal
* Un libro y una exposición, en la sala Cronopios del Centro Cultural Recoleta de Buenos Aires, unidos por el título "El cuerpo diseñado", reactivó el interés y la reflexión sobre aspectos de la vida diaria y las relaciones entre la indumentaria y el arte.


Andrea Saltzman, arquitecta, fundadora de la primera cátedra de Diseño de Indumentaria y Textil de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires, escribió el libro (Paidós, Buenos Aires, 174 pp. 2004 y 2005) y organizó la exposición que se mantuvo durante el verano. Si los unió el mismo nombre, los resultados fueron distintos. En la espléndida sala Cronopios la curadora desplegó con carácter interdisciplinario e inventiva visual un (demasiado) sintético panorama del amplio espectro temático desplegado en la publicación. "El cuerpo puede ser percibido como una construcción cultural que pone de manifiesto la vida y la sociabilidad de los individuos", escribe Saltzman, apoyada en la contribución de un núcleo de artistas provenientes de diferentes áreas creativas: Silvia Rivas, Carolina Antoniadis, Fabiana Barreda, Pablo Reinoso, Martín de Girolamo, Mariano Toledo, Martín Churba, Vero Vivaldi y Delia Cancela, mítica personalidad del sesentismo del Di Tella.
Enormes fotografías murales, videos (muy ingeniosos los de Pablo Reinoso, impecable en su realización y el sentido de humor), objetos, esculturas e indumentaria reunidos en una suerte de introducción al tema, en elegante montaje, donde cada sector u obra tiene su propio ámbito sin perder el relacionamiento con las demás, pero que, no obstante (falta un catálogo orientador pues la hoja fotocopiada dice poco al visitante), deja la sensación de excesiva brevedad y el visitante desearía saber más y profundizar en los vericuetos de la vida utilitaria y sus dimensiones estéticas, las implicancias de representación social y los condicionamientos económicos y culturales.
Las respuestas hay que buscarlas en el libro El cuerpo diseñado. Sobre la forma en el proyecto de la vestimenta. En una investigación ejemplar. Saltzman, en la Introducción, afirma que "el cuerpo es el interior de la vestimenta, su "contenido" y soporte, mientras que la vestimenta, que lo cubre como una segunda piel o primera casa, se transforma en su primer espacio de contención y, también, de significación en el ámbito público" y "Tan elocuente es el espacio de significación que se establece entre el cuerpo y la vestimenta en un determinado contexto, que bien puede servir para desnudar e modelo social de una época, el sistema de prohibiciones y permisos, sus zonas de permeabilidad" y aún, "El diseño de la indumentaria es esencialmente el rediseño del cuerpo. Lo que se proyecta en la ropa afecta directamente la calidad y el modo de vida del usuario: sus percepciones, sus sensaciones, la noción de su cuerpo, su sexualidad, su vitalidad, Porque la ropa propone ­y construye­ conformaciones, es decir: espacios, hábitos. Por esta razón. El diseño de indumentaria exige repensar y reelaborar, desde una perspectiva creativa, crítica e innovadora, lasa condiciones mismas de la vida humana, para así renovar nuestros modos de ser y con ello, de habitar".
Recorre, así, los elementos del diseño de vestimenta a partir de la configuración de la forma y el espacio alrededor del cuerpo (anatomía, piel, posiciones, relaciones, articulaciones, proporciones, comparación entre cuerpo real e ideal), el textil (orígenes, tendencias industriales), la piel y la expresión de superficie (tatuaje, efectos de adición), la silueta como contorno, la relación interior-exterior, el lenguaje de la vestimenta y la vestimenta como signo y las formas mutables.
La lectura de El cuerpo diseñado es apasionante porque atañe a situaciones que de tan obvias de la vida diaria e inmediata, las personas (preferentemente los hombres) las desdeñan. La consideran frívola, aunque viven obsesionadas cada minuto por contemplarse ante el primer espejo que encuentran. El lenguaje de la indumentaria, como el habla, incluye palabras prohibidas, modernas y arcaicas, autóctonas y barbarismos, del lunfardo y el vulgarismo, en una variedad y riqueza que al observador común pasa inadvertido. O no tanto.
Desde que la moda se codificó en el siglo XIX, filósofos y sociólogos (Spencer, Hulme, Simmel, Benjamín, Bourdieu, Deleuze, Foucault, Baudrillard, Lipoveski), antropólogos (Sapir), escritores (Balzac, Baudelaire, Mallarmé, Wilde, Proust), críticos de arte (Gillo Dorfles) y semióticos (Barthes, Eco) han escrito con agudeza sobre la moda y su relación artística. Porque más allá del comercialismo de las pasarelas y la fatuidad del espectáculo, la moda es algo que compromete de manera personal e inmediata a hombres, mujeres y niños de todas las edades y son signos de comunicación en la sociedad urbana y rural.
Andrea Saltzman investiga desde el cuerpo mismo y sus ideas son bienvenidas ya que surgen de la experiencia misma, conciliando teoría y práctica. Vale la pena tener en cuenta su inteligente discurso reflexivo. *

Por Nelson de Maggio

1 comentario:

Anónimo dijo...

hola busco por todos lados una version en pdf o lo que fuera de este libreo "el cuerpo diseñado andrea saltzman" pero no lo encuentro en ningun sitio sabras donde puedo descargarlo??? gracjias mi mail es coyaduro03@hotmail.com

Si necesitás algo más...Podés Googlearlo acá!

Búsqueda personalizada